La prueba pericial frente a la prueba meramente documental.

Es habitual en todo tipo de procedimientos judiciales que las partes aporten las pruebas de que pretenden valerse para la defensa de sus legítimos intereses.

Pero la prueba documental presenta una gran debilidad cuando la parte contraria impugna su autenticidad.

Esto significa que en caso de aportar, por ejemplo, correos electrónicos, whatsapp u otros tipo de documentos con origen informático, de ser impugnados por alguna de las partes en lo que su veracidad se refiere, los mismos carecerían de valor, y ello podría conllevar a perder lo pretendido por una falta de adveración de su contenido.

Cómo varía la interpretación que hace el juez entre la prueba documental y la pericial

La prueba documental empleada en un procedimiento judicial, no deja de ser un documento de parte, es decir, una prueba que ha podido ser preconcebida con la finalidad de ser empleada en el juicio, por ello, en la mayoría de casos en los que la parte contraria impugna su veracidad o contenido, dichas pruebas no son tenidas en cuenta por el Juez a la hora de establecer su fallo.

Por el contrario, una prueba pericial cambia mucho la óptica con la que el Juez valora la prueba y ello es debido a los siguientes elementos:

  1. El perito es un profesional en la materia, por lo tanto dispone de los conocimientos necesarios para emitir un dictamen riguroso.
  2. Es un tercero ajeno a las partes, por lo que se presupone su imparcialidad.

Hasta tal punto está bien valorada por parte de los jueces el informe pericial frente a la mera documental, que son los propios Juzgados y Tribunales, los que en muchas ocasiones acuerdan de oficio la práctica de la prueba pericial.

Si deseas un informe pericial que no pueda ser impugnado contrata un perito informático colegiado

Por todo ello, en caso de contar con documentos clave como correos electrónicos o whatsapp, es importante adelantarse a la más que probable impugnación por la parte contraria, aportando directamente al procedimiento dicha prueba contrastada con un contundente informe pericial, con ello evitaremos que sean impugnados y que no sean tenidos en cuenta por el Juez a la hora de resolver la controversia, y además, evitaremos dilaciones procesales en caso de que se acuerden cotejos periciales posteriores al momento de la presentación de la prueba.

En conclusión, la prueba documental que provenga de soportes informáticos ha de ir siempre acompañada del correspondiente informático, para evitar que la misma sea invalidada.

No merece la pena dejar al azar de la suerte el hecho de que un documento pueda ser impugnado en juicio y con ello invalidarlo, pese a ser trascendental para la resolución del procedimiento judicial.

Si tu tema no tiene relación con la informática puedes encontrar peritos médicos, arquitectos y otras especialidades como perito médico en Girona

Dicha clase de suerte es erradicada de plano con la elaboración de un informe pericial que concluya la veracidad del contenido de los documentos en cuestión.

0/5 (0 Reviews)